Foro de rol YAOI, basado en el Manga de Tarako Kotobuki, Sex Pistols. Si no disfrutas del Yaoi, este lugar no es para ti. Bienvenido a SP, disfruta de la convivencia sana(¿?) con otros usuarios. Respeta las reglas y a los usuarios.
Conectarse

Recuperar mi contraseña




Administrador
MPPerfil

Administrador
MPPerfil

Moderador
MPPerfil

Moderador
MPPerfil

Moderador
MPPerfil




Últimos temas
» * ( Afiliacion Normal ) * UnderworldWar -
Sáb Abr 16, 2016 7:30 am por Invitado

» De vuelta a la acción. || Búsqueda
Mar Abr 12, 2016 1:10 pm por Blaz Thalberg

» Tokyo Heart - Foro Amo x Pets - Afiliación normal-
Dom Mar 13, 2016 3:52 pm por Invitado

» Jormungand Boarding School [Afiliación-élite]
Mar Mar 01, 2016 1:10 pm por Afiliación

» Plis - Wanted
Sáb Dic 26, 2015 12:05 am por Garry

» Reign Of Fire. Normal. Cambio de botón
Dom Dic 20, 2015 12:46 pm por Invitado

» Hola a todos... no sé porque un título pide tantas letras...
Miér Dic 09, 2015 7:57 am por Kyrian Lestrenge

» Reglas Del Foro
Dom Nov 29, 2015 10:46 am por Victor Slaughter

» Sunflower [Cambio de botón] -- Af. élite
Miér Oct 14, 2015 3:42 pm por Invitado

Lugares Disponibles
Sword Art Online (SAO)Noragami Roler
Limpieza: 19/09/2015

Este Skin ha sido diseñado en su totalidad por Annabeth, la cual lo ha cedido sin pedir nada a cambio. No copies. Gracias por su tutorial de ayuda.
El contenido es obra de la administración de Sex Pistol. Idea original es de #Scar. Diseño gráfico realizado por #Scar.
-•-
La mayoria de los codigos y tablillas usadas han sido diseñado por ANTON STRAUSS para Sex Pistol y editadas con ayuda de SHOU DE NARUSE al igual que los graficos, las imagenes fueron tomadas de Zerochan y Deviantart. Por lo tanto esta prohibido copiar o distribuir los códigos o imágenes .

EACORIGINALIDAD AL PODER.

Manchas en el suelo [Priv +18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Zoren Arraquis el Sáb Feb 14, 2015 10:08 am

La vida da muchas vueltas, el mundo gira en la misma dirección todo el tiempo, la gente al final hace la misma rutina sin darse cuenta que están apresados en eso, se despiertan, trabajan, duermen, intentan escapar cuando se dan cuenta de aquellas amarras, pero luego son envueltos en otras con similares resultados. La rueda de la vida gira y gira de forma interminable, de forma aburrida, de forma lacónica, aunque muchos rían y digan que lo tienen todo, en el fondo y bien en el fondo son sólo cascarones vacíos que no van a ningún lado. La gente era tan aburrida, todos hablaban lo mismo, con las mismas palabras para engañar a alguien, como si fuesen los primeros en invitarte a un trago, o mencionar lo bello de tu cabello, lo mismo siempre y el zorro estaba algo cabreado de escuchar aquello. Con su simple sonrisa atendía, complacía de alguna manera, dando un poco de esperanza al que soñaba con llevárselo a la cama. Luego dejaba la cuenta y desaparecía. Todas las noches era algo parecido, ver como esos sujetos compraban a pobres muchachos que mantenían sus rasgos al aire, ni siquiera recordaba cómo demonios había llegado ahí, sólo sabía que buscaba trabajo, ahorraría lo suficiente y luego se largaría de esa ciudad, de algún modo la idea de encontrar a alguien que le guiase en lo que desconocía, no estaba resultando, y ese lugar daba miedo.

A ratos se perdía mirando como el gran cocodrilo albino descansaba en aquella jaula de cristal, le veía imponente, jamás nunca vio uno de ese tipo, solo lagartos y dudaba que fueran algo similar. Le extrañaba que siendo la mascota del sitio desapareciera de pronto, intentó seguirlo muchas veces cuando se movía pero no podía ver donde se escondía. Suspiro apoyándose en la barra mientras la limpiaba, acepto el pedido de uno de los meseros preparándolo de forma rápida y cuando dejo las copas, vasos en la bandeja se fijó en que ya no estaba el reptil. Suspiro algo decepcionado de todo.

Llevaba su largo cabello trenzado durante el trabajo, odiaba el cabello en la cara cuando preparaba los tragos, y odiaba que le tocaran las mechas en un burdo intento de conquistarlo o de alabarle. Cuando se dio cuenta ya estaba en mitad de la madrugada la mayoría de los comensales estaban en las habitaciones, entonces pudo pedir su descanso. Levantó la mano hacía su jefe quien le dio lo que quería. Rapto una botella de agua y salió al pasillo que escondía las uniones de ese intrincado bajo mundo, veía pasar a los pobres yendo y viniendo, pidiendo que arreglaran sus habitaciones y esas cosas. Vestidos con esos  trajes diminutos, no podía dejar de expresar su poco fanatismo a eso, no era que fuera un mojigato, pero odiaba que fueran obligados. Le daba lástima aquello. Y se repetía una y mil veces que solo era por la paga, luego se marcharía. Se instaló frente a la salida trasera, por donde vio llegar a mucha gente, muchos eran simples mocosos algunos animales en sus jaulas, detalles que pasaban desapercibidos a la gran mayoría y que Zoren había visto varias veces, prendió un cigarrillo en la zona de fumadores chocando con otro chico quien sin más se pudo a charlar sobre los que llegaban, de esa forma supo lo que temía, raptados, vendidos, cambiados, muchos llegaban así, seres que eran difícil de encontrar o seres comunes y corrientes. Todo servía en ese mundo. Suspiro apagando la colilla.

Cuando ya era tiempo de volver se encontró con una escena que jamás la imaginó, salvo en algún libro de terror o una película similar. Sangre escurría por debajo de una puerta, el zorro se detuvo pensando, dando una razón que fuese lógica, entonces podría pintura, o quizás algo más…. Entonces un fuerte golpe le hizo estremecer un dar un brinco, su cuerpo entero se movió sin saber cómo o el porqué, simplemente se abalanzó tomando el pomo de la entrada y abriéndola de golpe. No vio nada más que un enorme sujeto que parecía que suplicaba su acto sólo con la intención de salir. Sus ojos buscaron alrededor notando la sangre en el suelo no vió nada más, pero fue lo suficiente para huir de ese lugar.

Encerrado en el baño vomitó todo lo que pudo, se sentía mal, podía percibir el aroma a sangre en el cuerpo, apoyó sus manos contra sus rodillas en un intento por controlar su cuerpo. Suspiro muchas veces, un golpe en la puerta del baño lo espantó.—Zoren maldición te están buscando, se te paso el descanso.—Se quejó aquel chico que le ayudaba en la barra. Salió sonriendo, pero su piel estaba aún más pálida, detalle que todos notaron, el jefe pregunto y el zorro solo dijo que había sido algo del estómago pero que ya estaba bien. Intentó mantener el ritmo, calmarse pero no podía, a ratos lo recordaba y se estremecía, se decía que aquel lugar era así, lleno de misterios. Su mente seguía pegado en el suceso, retrayéndole de todo.


Última edición por Zoren Arraquis el Jue Mar 12, 2015 2:02 pm, editado 1 vez
avatar
Zoren Arraquis


Mensajes : 30
Localización : encerrado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Asmov Cormac el Sáb Feb 14, 2015 11:43 pm


Los primeros rayos del sol están bañando la edificación, se deslizan como víboras queriendo consumir cada grieta de este sitio hasta que uno de esos rayos toca el gran titulo llamado “Moon Empire” , el aire en ese sitio se siente pesado pero aun así nadie se atrevería a ponerle un alto a su magnificencia, ¿Quién podría? Nadie siquiera levantaría una mano en contra de alguien. Levantarle la mano a dios seria una falta de respeto, levantarle la mano a Cormac sería excavar tu propia tumba, por fin el día comienza, nuevo inicio preestablecido, que se abran las puertas y suban los telones prestemos atención a la función .

En la oscuridad de aquel sitio algo se desliza entre las sombras, se desliza delicadamente aquel fragmento de tela corriendo por tu cuerpo, esta cae suavemente entre las plantas naturales del estanque donde yacía tu supuesto origen, la tela negra parece confundirse mientras adentras tu cuerpo en el agua fría, tus orbes poco a poco comenzaron a transformar su iris en una rasgada, tu cuerpo se escamo en piel gruesa y el hombre que una vez fue conocido se había convertido en un imponente reptil blanco, aquella hermosa bestia se deslizaba por el entorno de su estanque, observabas, siempre mirabas a todos con antelación para poder disipar cualquier traición, persona que quisiera levantar una mano ante su señor debería morir, esas eran tus palabras así que todo estaba demasiado claro. Unos ojos olivos miraban con presión a las personas del lugar pero nadie se daba cuenta de tu sola presencia, habías aprendido a esconder tu Kogen así que era imposible detectarte, siempre cauteloso, siempre…seguro de tu perfección. El sonido del agua contra el cristal era aquello que te mantenía calmado, no había ninguna sentencia de muerte en tu mirar tan solo debías esperar, el sonido del reloj que poco a poco cuenta es como si quisiera presionarte, una y otra vez aquí mirando con gran presión, quieres sangre y quieres comer…necesitas alimentarte otra vez.

En este mundo, lleno de putrefacción quien entenderá tu propia condición no hay nadie ¿Verdad? Nuevamente ese Tic Tac está molestando tu cabeza, son como fuertes martillazos que impactan en tu cerebro haciendo que pierdas la cabeza pero por fin dio la hora exacta, suavemente te deslizaste entre los matorrales de dicho estanque hasta que lograste desaparecer, dando un paso a tierra firme cogiste aquella frazada que cubría tu cuerpo desnudo y saliste a otra habitación donde te vestiste con las mejores ropas, un smoking negro, a tus lados de las caderas colocaste dos revolver. Había llegado el momento que habías esperado desde mucho tiempo, la primera carga de personas madara había entrado en el negocio, así que tenias que apurarte, no bastaron ni unos 10 minutos para que ya estuvieras en dichosa habitación recorriendo uno por uno la fila de los esclavos mirando su condición, su salud y demás. Al parecer todo estaba en perfectas condiciones pero...Alguien impertinente quería meterse en tus asuntos, uno de ellos se salió de la fila diciendo:

- Tan solo eres un maldito idiota que intenta comprarnos ¡Sin nosotros te mueres de hambre maldito infeliz! ¡Libéranos cobarde de mierda!

Primer dato, nadie en este asqueroso mundo era capaz de llamarte de esa manera, colocaste aquellos lentes oscuros mejor en tu rostro, sacaste un arma de tu cintura derecha para cargarla y colocarla en su boca, reíste suavemente - Papa y Mama no están en este mundo, nadie está en este mundo por que este sitio es mío, no hay nadie que pueda sacarte de este lugar porque este lugar es mío-Nuevamente un tic tac se escucho, te desespero y apretaste con fuerza el caño a la boca Es una pena que una escoria como tu tenga una lengua tan larga, a mi no me sirve gente que habla necesito gente que use su cerebro…Im so sorry baby-Una curvatura en tus labios se agrando, los colmillos de cocodrilo blanco se deslizo para al final soltar esa delicosa bala que atravesó su cráneo, los presentes se espantaron así que deslizaste tu revolver hacia tus labios para lamer el cañón por donde chorreaba la sangre de los labios del mortífero hombre sin latido, miraste a los de tu alrededor para al final curvar esa risa en una seria - Quien más impondrá su voluntad ante mi- Las voces que alguna vez murmurarían se callaron… nuevamente.

¡Hear me!

El constante sonido que esta retumbado en tus oídos, es tan molesto que de repente giraste tu cuerpo con brutalidad mirando a través de la puerta, estando cerrada pero algo estaba mal ¿¡Que carajos estaba mal!? Tu cuerpo rápidamente dio pisadas rápidas, tu pie izquierdo literalmente aplasto la mano del difunto mientras el sonido del chasqueo de la sangre en tus suelas se hiso presente, entre abriste la puerta suavemente, no había nadie pero si un olor en particular -You can’t see anymore…i kill you- Susurraste suavemente, el aroma estaba grabado en tus fosas nasales así que sería fácil de encontrar, cerraste la puerta y diste indicaciones de que se llevaran la nueva mercancía a su sitio pero que el cuerpo mutilado lo llevaran a tu sala medica, la carne estaba en buen estado y ese seria tu alimento.

Dentro de ti se alimenta un hombre que está desesperado por consumirte por completo, esas necesidades tan grandes que posees nadie las puede detener, no existe poder humano que intente flanquear ese terror que infliges ,tus ojos ya no son humanos ante nadie, han muerto tantas personas en tus manos que no mereces ni siquiera el infierno…quieres matar a toda persona que se adentre a tus asuntos, que tus manos rodeen su cuello hasta retorcerlo y deje de respirar. Si, cariño sientes esa gran necesidad, yo lo sé, lo entiendo mi pequeño debemos encontrar a esa persona ahora…

I see you.

Lo habías encontrado, un joven de espaldas y de cabellera negra que atendía a la clientela era el que poseía semejante aroma, ahora tu objetivo estaba centrado y no pensabas dejarle escapar a ningún sitio posible, esa rata moriría aquí. Rápidamente caminaste suavemente con las manos en los bolsillos sentándote en la barra, por un momento tus orbes que estaban ocultos tras las gafas irradiaron un brillo particular pero contuviste tu sed de sangre ante el joven ¿Lo matarías? Mi pequeño Asmov no eres tan idiota, nos meterías en muchos problemas si lo hicieras evidente, debemos ser más cuidadosos, más suaves…más elegantes.

-Quiero un Whisky en las rocas-Pediste fieramente, tu sonrisa curvada ocasionaba terror hacia los individuos, ¿Qué hacia un hombre tan de buen porte en ese lugar? Esa era la pregunta de muchos clientes, al poco rato la gente evito acercarse a ti pero tus ojos estaban fijos en ese hombre de cabello trenzado pero castaño, no podías separar la vista…necesitabas saber qué es lo que habían visto esos ojos, esos ojos pecadores que merecían ser ciegos -¿Eres nuevo en el empleo…joven…zoren?-Fuiste cortes, leyendo aquella placa de su uniforme ahora sabias su nombre e investigarías por otros sitios, pero primero era necesario saber que tipo de persona era, muy necesario.

Hear me ¡Asmov! ¡Hear me please…

Sonidos de gritos en tu mente son los que se desencadenan, aquellos gritos que exigent que tu cuerpo reaccione, esos gritos desgarradores que gritan pleagarias que te detengas ¿Que pasará? ¿Qué es lo que realmente haras? ¿Vivir o Morir? Esa …es la question



avatar
Asmov Cormac


Mensajes : 32
Edad : 22
Localización : Moon Empire

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Zoren Arraquis el Dom Feb 15, 2015 11:04 pm

A pesar de mantenerse en movimiento, activo atendiendo pedidos y cosas así, incluso abarco los pedidos de las habitaciones con la sola idea de no seguir pensando, de no seguir recordando aquella oscuridad por donde brotaba esa alfombra roja, a pesar de eso se perdía en esas imágenes sintiéndose temblar por completo, había experimentado el miedo como nunca antes, el estado de locura que presentara de pronto cuando sólo veía rostros de monos tras despertar de ese accidente se parecía a ese momento, había intentado ocultar esas orejas que brotaban solas, cubrirlas con su cabello pero no pudo estaba demasiado nervioso para recordar como desaparecer aquello, lo bueno de cierta forma, era que se mantenía tras la barra y que no todos le veían aquella esponjosa cola de color rojiza. Su compañero intento ayudarle pero nada resulto, debió soportar algunos comentarios de los clientes, y armándose de todas sus fuerzas mantuvo su sonrisa, la que con las horas comenzaba a sufrir el desgaste.

Se preguntaba qué era lo que ocurrió tras esa puerta, que relación tenía con el lugar en sí, en eso estaba cuando alguien le entrego el trago de un cliente, pidiéndole que por favor atendiese al hombre de los lentos oscuros. Zoren miró a la barra reconociendo al dueño del pedido suspiro acercándose y dejando el vaso con una servilleta frente al hombre, interiormente se preguntó sobre cuál era la finalidad de utilizar esos anteojos dentro del edificio y en la noche.—Su trago.—Sonrió con la normalidad que a segundos ganaba, cuando su mente le jugaba a olvidar. Sus orejas sin querer se movían agitadas en dirección de adelante atrás, en especial cuando escucho su nombre, mantuvo el silencio por segundos que parecían eternos. Tras retomar su compostura, sonrió asintiendo.—Llevo muy poco tiempo, medio año quizás.—Ladeo el rostro como si llevaban una amena conversación, pero algo en ese sujeto comenzó a molestarle, algo le producía que se le erizaran los vellos de la nuca, hasta su cola se esponjaba aún más.

Intentó alejarse de ese tipo, volver a servir tragos metiéndose en las conversaciones de los otros meseros, necesita, buscaba que alguien le mantuviera la mente ocupada. De pronto supo que esas imágenes le seguirían hasta su casa, su habitación y que por lo que quedaba de noche no podría dormir. Con la sola idea sus orejas se chafaron un poco, demostraban ese desánimo que le envolvía ¿pero cómo olvidar aquello? Sin quererlo su mano cubrió su frente un poco sus cansados ojos,  quería irse, necesitar retirarse, encerrarse en su departamento, hasta poder recuperarse y ser quien era. Se le acercó al jefe y le pidió que le permitiera retirarse, estaba agotado física y mentalmente. Tras observarle el hombre ya mayor le dio el permiso que le pedía, Zoren luego de agradecer se retiró a los camerinos donde se sentó apoyado en esos fríos lockers,  podía seguir oyendo el ruido del lugar, la música, la risa, incluso algunos gritos, los olores eran todos iguales una gran mezcla de cosas, por eso no podía sentir el de sangre. Abrió su espacio retirando la ropa, cuando paso un buen rato cambiándose pudo dejar todo guardado, debía irse, se sentía extraño como si le siguieran, le observaran, estaba seguro que era una paranoia de él,  por eso mismo debía irse, llegar a su cuarto y acunarse en su cama.

Timbró como siempre y salió a la calle, la noche estaba helada su puso un gorro que cubría sus orejas del mundo, y una chaqueta que con algo de ayuda mantuvo oculta la cola, durmiendo aquello desaparecería, espero a un taxi pero la soledad de la madrugada no parecía darle lo que quería, hundió sus manos en los bolsillos de la chaqueta y se dispuso a caminar, no tenía otra oportunidad. Con cada paso que daba volvía a recordar aquel evento, su mente ya jugaba con él, supuso que había exagerado, que aquello podría tener miles de explicaciones y no sólo la que el zorro creía.—Quizás estoy exagerando, me volveré loco si continuo.—Hablaba solo, al aire, sintiendo que llegaría a la hora del medio día con ese paso que llevaba.
avatar
Zoren Arraquis


Mensajes : 30
Localización : encerrado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Asmov Cormac el Miér Feb 18, 2015 8:30 pm

Cuando el cañón es pegado a la cabeza de una persona esta pareciera mirar al cielo, tus ojos siempre se concentran en ese momento como si quisieras descifrar aquello que buscan pero rápidamente captas ese mensaje, están mirando hacia el techo ¿A quién buscan? Te has preguntado, pero tú solo te respondes que buscan a dios sin embargo ellos deberían ya saber que dios nunca esta, así que sonríes para después jalar el gatillo, esto se convirtió en uno de tus suaves gestos al matar a una persona, mirar la forma en la cual pueden rogar por su vida pero todo tiene motivo, dios no los escucha por que a ti jamás te escucho, gritos y lamentos…simplemente no te escucharon.
Al paso del tiempo suelen preguntarte porque eres tan cruel, por que tus ojos no ven realmente el sentimiento de los demás al concederles la muerte, la respuesta quizás en tu mente suele ser sencilla pero no la pronuncias ¿Por qué? No valdría la pena explicar. En este mundo no existen muertes realmente terribles, y es por esa misma razón por la cual la muerte es considerada tan terrible, porque la belleza, la empatía, la amabilidad, los recuerdos, todo es arrebatado por la muerte es de esa forma que esa mujer que te roba el aliento se convirtió en la malvada y por lo tanto es odiada, algo como la belleza o la riqueza solo tendría sentido al menos que estuvieran vivos, eso lo entendías.

Se te fue asentado el trago en la mesa así que lo tomaste rápidamente con la mano, envolviste aquel vaso Old Fashion en tus manos para llevar la vista hacia ese licor que descansaba en las suavidades del hielo, moviste de forma rápida meneando ese contenido, aquellos ojos profundos que te destacaban solo se concentraban en un objetivo así que por fin el trago besos tus labios, un profundo sorbo a cabo ese whisky en las rocas para levantar la mirada que podría encerrar millones de misterios - Así que apenas un año y medio, es interesante – Habías respondido, tu cerebro advirtió la forma en la cual se desconcentraba pero igualmente emitía aromas sutiles de zorro, sonreíste ya que al parecer lo habías encontrado, simplemente era un chiquillo y se había metido en la escena equivocada, peor momento y peor suceso. El destino decide la muerte de cada persona ¿Qué le depararía a ese chico? Agrandaste tu sonrisa entre colmillos disfrutando del placer que te daría dañar al joven barman, la piel se le erizaba y parecía a punto de desmayarse, poco falto para que este saliera de tu vista, decidiste levantarte y uno de los meseros presentes hablo:

- Señor Cormac ¿Le ayudo en algo?- Giraste el rostro pasivo, para agregar dichosas palabras Solo quiero que me des la máscara que tenemos colgadas en los mostradores de entrada por favor, debo atender negocios pero te aclaro una cosa No habrás la boca- Pareciera que sentenciaste muerte y el joven siguió tus ordenes temblando, se te fue entregada la máscara para después desaparecer. Timbres sonaban por todo el sitio, ese molesto sonido nuevamente penetraba en tu cabeza y podías escucharlo desde tu oficina, pero por fin había llegado la hora que estabas esperando, una mano coloco en tu rostro ese preciado artículo, tus manos poseían guantes negros y a tus costados dos dagas, saliste por la puerta de atrás esperando el momento, entre las sombras, entre la oscuridad donde realmente perteneces…

Asmov…lo único que quiero es vivir normal, mi desgracia está llevando a la ruina mi familia, me está llevando a mi también ¡¿No se qué hacer!?Todo es mi culpa

¿Sentido de culpa? Que tan grande es ese sentimiento en las personas, tomaste una daga para ir deslizando el dedo índice por el filo, pensaste un segundo sobre aquellas palabras que tu mente logro encontrar en el fondo del pensamiento, querías recordar de alguna forma la persona que te las había dicho cuando de repente lo viste salir, era un hombre de cabello corto, su porte, elegancia -Ge…ra..-- No, ¡Basta! ¡Que es lo que tu mente está pensando ahora! ¡Este no es el momento para comenzar a divagar, todos esos recuerdos realmente son crueles, olvídalos, olvídalos nuevamente y entiérralos en la profundidad de nuestra mente!. Duele, algo dentro de ti esta doliendo así que en un breve segundo terminaste tomando al joven que estaba afuera por el cuello y la daga rozándole la yugular, ahí distinguiste que su cabello era largo, su porte era distinto ¿Qué habíamos visto?.

No podías detenerte ahora así que hablaste, tu vos fue más seca -Estas en el lugar y en el momento menos indicado, las personas siempre están en puntos distintos pero igualmente es una conexión entre el destino y lo que se interrelaciona ¿Cuál crees que sea el tuyo?-Tomaste el frasco que tenias en un bolsillo, lo abriste para colocarlo en un tu guante, desprendiste este de tu mano para usarlo como trapo y frotarle el Cloroformo en la nariz del chiquillo de cabellos pelirrojos, cuando los movimientos fueron más lentos decidiste cargarle, caminaste por los pasillos oscuros hasta tu oficina donde tenias una habitación ya que usualmente permanecías más tiempo en el trabajo, bajaste el cuerpo suavemente pero una vez teniendo a ese ser en tu cama pasaste por segunda vez el filo pero en su mejilla, deslizaste hasta ver brotar un poco de sangre y al manchar la hoja con esta la posaste en tu lengua, un sabor distinto, suave y dulce. Magnifico.

Fuiste inteligente así que le amarraste el cuello al borde de la cama con una especie de correa pero con suficiente cadena para que se pudiera mover así que esperaste hasta que estuviera consciente, al encontrar el más mínimo apiste de lucidez hablaste En ocasiones es considerado como una mala persona ¿Por qué? Tan solo hace lo necesario para mantenerse vivo, nunca pidió transformarse de esta forma pero tampoco puede detener el cambio al cual está sometido, no lo hace porque quiere si no porque igual es la única forma de mantener vivo un recuerdo ¿Eso lo hace mala persona? Revivir recuerdos muertos, si matar a una persona es la única forma de tener lo que perdiste, entonces esta persona fue abandonada por dios ¿No?- Sacaste un cigarro de una cajetilla y lo prendiste, esperabas respuestas. El leve comentario fue hablando de ti mismo, lo sabíamos, siempre te ha gustado jugar con tu comida sin importante lo que estarán temiendo ahora, eres cruel, te tememos…te tenemos miedo Asmov Dime ¿Qué estás dispuesto a enfrentar? Se dice que para combatir a una persona sin emociones debes deshacerte de las tuyas, combatir fuego con fuego- Una calada profunda carcomió el tabaco, tu exhalación llevo a cabo figurillas al espacio, el humo era denso para llevar una mano a una mesita donde se encontraba pedazos de carne ligeramente cocidos en salsa agridulce con reducción de Jamaica, tomaste uno para mascarlo, delicioso. Los cartílagos del corazón son los mas ricos.


avatar
Asmov Cormac


Mensajes : 32
Edad : 22
Localización : Moon Empire

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Zoren Arraquis el Sáb Feb 21, 2015 2:42 pm

Miró hacía atrás arrugando la frente, algo comenzaba a molestarle, algo producía un estremecimiento en su cuerpo que no le dejaba en paz, algo en su mente le decía que tuviese cuidado. Parecían alertas que sonaban y sonaban sin descanso, aquello le erizaba la piel, su cola escondida deseaba moverse de lado a lado, suspiro apurando el paso, sentía su corazón agitarse tan rápido, que lo oía retumbando en sus oídos, sus pasos apresurados se sentían torpes, inseguros, Zoren comenzaba a tener más miedo de lo habitual, aquello era malo, no le dejaba pensar con claridad. Quedaba poco para salir de la calle a la avenida, seguramente ahí encontraría un taxi, y de ahí a su cómoda cama, y poder sentirse seguro, porque su mente comienza a imaginarse cosas, como que alguien le sigue, como si sintiera la respiración de otro ser en su nuca, paso su mano por aquel sitio como si lograse espantar el miedo que le congelaba. Debía ir más rápido.

Al final luego de los nervios decidió correr pero en cuanto inició el primer paso algo le sujeto con fuerza atrapándole, su reacción fue forcejear, hasta sentir aquel filo en su cuello. Su cuerpo temblaba, estaba aterrado miraba al frente como si alguna forma su vista pudiese identificar a alguien que apareciera, no pudo pedir ayuda ya que su voz se esfumo, su respiración aumento el doble de lo normal, sus mano sujetaron ese brazo que le mantenía con firmeza. La voz lo congelo por completo, realmente estaba ocurriendo aquello, respiraba por la boca tratando con todas sus fuerzas de ver quien era aquel hombre, tenía un aroma que le resultaba familiar, pero con el pánico corriendo por sus venas nada tenía sentido. Volvió a intentar librarse de aquel paño con ese olor que le dio de lleno en la nariz, ardía, molestaba, pero producía algo que de a poco comenzó a darle sueño, su vista se nublaba lentamente, y su cuerpo dejo de responder,  su mente la última en caer en ese vacío se negaba a continuar con aquello, sabía que si se permitía sucumbir perdería todo. Pero todo fue oscuridad, silencio y un dolor agudo en el pecho.

Muy lentamente su cuerpo comienza a tomar el control general, sus brazos, sus piernas un intenso dolor de cabeza, como si su cerebro hubiera estado de fiesta toda la noche sin dejar de beber, su garganta seca y esa pesadez en sus ojos, intentó levantarse moverse, pero apenas lo hizo, se quejaba, no era su cama estaba seguro, el aroma era muy fuerte, de pronto una voz comenzó a hablar, estaba seguro que no fue con nadie a su cama. Se apoyó en sus codos paralizándose de pronto, abrió sus ojos a la fuerza intentando enfocar la vista,  nublado, todo estaba nublado y oscuro.  Su mano froto sus ojos hasta que pudo ver esa silueta contra la luz, ese miedo otra vez volvió a su cuerpo apoyándose contra el respaldo de la cama, arrinconándose con fuerza. No había sido un sueño estaba ahí con ese hombre, sintió un ardor en la mejilla, luego aquella cadena colgando desde su cuello. ¡¿Qué mierda sucedía?! No comprendía nada, el miedo no le dejaba pensar el sujeto seguía hablando, y cada vez que aspiraba ese cigarrillo su sombra se alargaba. Zoren no pensó en nada, no sabía cuál era el problema.—No…no entiendo, que pasa, ¿Qué hago aquí? –Su voz era un hilo, se notaba el miedo que sentía, el que recorría sus venas, si le iban a matar debía existir una razón.—Yo..yo..no sé, no sé porque estoy aquí, no he hecho nada. No sé de qué hablas, por favor….no sé qué pasa….—Miró a su alrededor buscando algo que le diera un indicio del sitio en el que estaba, debía calmarse, debía actuar como siempre, había visto películas y reportajes, todos decían que el mantener la cordura era la forma de sobrevivir, pero Zoren seguía con ese miedo congelando sus neuronas.

avatar
Zoren Arraquis


Mensajes : 30
Localización : encerrado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Asmov Cormac el Sáb Feb 28, 2015 3:19 pm


Los humanos poseen unas características muy distinguibles, pueden ser tan crueles como deseen, mienten y en ocasiones se resisten a caer en su propia indignación, en ocasiones logran pisotear a los demás e increíblemente roban a otros o a ellos les roban para de esta forma no parar de repetir excusas tras otras diciendo que no fue su intensión, pero en este mundo cada quien tiene que resguardar el pellejo que poseen, así son los humanos, patéticos e imprescindibles, como gotas de lluvia cayendo al gran océano, se pierden y jamás vuelven a salir. Ver al joven de esta forma alterado solo te hiso tomar otro pedazo de carne y llevártelo a los labios, un suave mordisco incrusto esa piel llena de tejidos, escurrió un poco de su liquido por la comisura que lamiste para tragar, pero aun así seguiste escuchando sus quejidos. Decepcionante. Fue lo primero que enlazo tu mente al escuchar sus palabras ¿Acaso te había respondido? Al contrario, se dedico a sufrir en su lamentación de espanto, era una pena lamentable - Me sorprende lo patético que llegas a ser en una situación como esta, pensé que lograrías mantener la calma pero al parecer eres como todos los demás –Eso era lo que te aburría de ellos, siempre que querías jugar se la pasaban gritando una y otra vez, no te divertían y cuando algo se volvía aburrido era mejor desechar el juguete.

-Quiero que respondas solo con la verdad si aprecias la vida que tienes ahora ¿Qué viste en el corredor? Estoy seguro que observaste algo, de seguro algo que fue tan espantoso como para que estés aquí en este momento- Tu voz resonaba en la habitación, aquella voz tranquila, lo suficiente como para intimidar a alguien. Te has levantado de la silla para tomar una botella de vino que se encontraba en la mesa y servirte una copa, el vino tinto comenzó a manchar la copa de un rojo carmesí que casi podrían jurar que era sangre coagulada cayendo, tomaste la copa para menearla y llevarla a tu nariz, oliste suavemente para decir -Flores y algo de Sauvignon-Estas palabras fueron al aire, bebiste un trago fuerte y nuevamente tus ojos se dirigieron en la persona que se encontraba amarrada, tomaste la máscara que había en la mesa para colocártela, era cuestión de prevención, te acercaste suavemente con copa en mano , sujetaste su barbilla fuertemente para obligarlo a beber - Traga, si no lo haces te hare un agujero en la yugular- En tu costado aun poseías el cuchillo que antes habías posado en su cuello pálido, no estuviste satisfecho hasta verlo consumir todo el vino y seguidamente asentaste la copa en una meseta.

-No voy a volverte a preguntar, quiero que me digas que fue lo que viste en aquella habitación del corredor, a mi no me engañas se que quizás observaste algo que no deberías e igualmente conozco que a ti te ocurre algo en particular…no juegues conmigo, el fuego se ataca con fuego-Dicho esto la daga ahora corría por la mejilla contraria, en la oscuridad que escondía tu rostro estabas sonriendo, querías hacerle daño eso era obvio joven Asmov. La daga estaba bajando por el cuello, de ahí a los hombros donde diste un leve empujón para cortar la piel de ese lado del cuerpo, la carne se iba cortando pero no era un corte muy profundo, era tan solo una advertencia - Tell me ¡Now! in this momento –Estabas siendo más frio, la daga se estaba profundizando en el hombro pero cuando estabas harto de esperar empuñaste con más fuerza el mango para pasarlo a su cuello a punto de degollarle pero la puerta de tu oficina se abrió, un hombre exclamo “Señor”, te detuviste. Miraste a la puerta para observar quien osaba interrumpirte, ese hombre que había salvado al chico hablo ”Señor, este hombre de aquí estaba intentado robarse a una de las mercancías”, notaste como arrastraban a un hombre bastante alto que gritaba junto con la “mercancía” que era una mujer, ambos gritaban:

-¡No hacíamos nada malo!¡Nos enamoramos y solo queríamos huir …huir de este sitio! ¡Es horrible! ¡Usted no lo entiende por qué es un monstruo!-

Ladeaste el rostro, tus pasos resonaban en la habitación para quedarse en silencio, te acercaste tanto al hombre y a la dama que intentaron huir de aquel precioso imperio que habías formado no solo tú, si no con tus asediadores - Entiendo a la perfección su acto demostrativo de amor, entonces veamos que tanto se aman ustedes mismos – Caminaste hacia un cajón, tomaste dos revolvers y le entregaste uno al joven e igualmente a la dama, ambos poseían una sola bala seguidamente hablaste - Las dos armas contienen solo un cartucho, se pondrán frente a frente la primera persona que mate a su contrincante lo dejare libre, si se rinden los mato a los dos, vamos Muéstrenme su digno amor del que soy desconocidoTus compinches te acercaron una silla para poder ver el espectáculo, las manos de aquellos enamorados temblaban al tener el arma e igualmente soltaban lagrimas, que harían …después se te ocurrió una gran idea, bastante estupenda, querías devertirte entonces mandaste a llamar a que desataran al joven para que te lo trajeran y así fue, te dieron a tomar la correa del chico de hermosos cabellos pelirrojos así que lo sentaste entre tus piernas para susurrarle al oído -[i]Uno de ellos va a matar al contrario pero por consecuencia quedara uno solo vivo, odio a la basura así que si tu valoras tu vida tendrás que dispararle al que sobreviva ¿Entendiste? Si la mujer mata a su amante tu mataras a la mujer, y si el hombre mata a su amante tu mataras al hombre, es un juego simple, demuéstrame que tan capaz eres pero…si no lo matas serás mi esclavo- ¡¿Qué tan cruel podrías ser!? ; Le entregaron un arma a Zoren, ahora todo comenzaría… serias tan capaz de asesinar y mancharte las manos [b]pequeño.



avatar
Asmov Cormac


Mensajes : 32
Edad : 22
Localización : Moon Empire

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Zoren Arraquis el Dom Mar 01, 2015 8:38 pm

Muchos reportajes y películas  dan a entender que dentro de todo caos siempre hay una  luz que te guía, que te hace pensar, las situaciones extremas te obligan a ser otra persona, a intentar enfrentar el miedo con todas tus fuerzas, siempre enseñan que hacer en situaciones en las cuales uno no gobierna su vida, en donde  en base a esa presión, nace un ser nuevo, uno capaz de romper cadenas, de levantar automóviles con solo la fuerza de sus brazos, ser capaz de hacer cosas inimaginables, siempre lo decían y siempre lo explicaban. Pero…Zoren ahora no lograba recordar nada de eso, estaba tan aterrado que sus orejas se agacharon en esa señal, su cola estaba tan quieta entre sus piernas, que de continuar terminaría siendo aquel zorro rojizo que muchas veces se escapó de seres que intentaban atraparle, su mirada estaba pendiente de aquella sombra, su mente intentaba tomar ese conocimiento de reportaje más enserio, dominar la adrenalina que le recorría. Jamás pensó que su vida terminaría de esa forma, su ideal era simple, vivir cada día y continuar con sus viajes, nade del otro mundo, nada que fuese a decir que era un ser vacío. Ahora estaba ahí sujeto por una cadena que le mantenía en esa cama, con ese hombre que le hablaba de forma extraña, con ese aroma que la memoria no dejaba que le recordase, temblaba entero, como una jalea, esperando que alguien enterrase aquella cucharilla.

¿El corredor? El zorro que permanecía abrazado a sus piernas levantó un poco la vista, su mente procesaba aquella pregunta, entonces lo recordó, había visto sangre, sangre por todos lados y ese olor penetrante a pólvora, luego simplemente correr por el pasillo directo al baño, nervioso y aterrado, no como ahora, si supiera que era realmente el miedo. Comenzó a morder sus uñas, dudando en hablar, temía las reacciones, las consecuencias de sus palabras, ¿Qué había visto? El movimiento de aquella silla sobre saltó al joven quien se aferró aún más a sus piernas.  Le siguió en todo momento con sus ojos cargados en el terror mismo,  su cuerpo no respondió cuando fue sujeto por el mentón con tal fuerza que un gemido salió de su boca al mismo segundo que era ocupada por esa copa de vino y se llenaba con su contenido, como pudo trago sintiendo que se escurría por los bores manchando todo, su mano inconscientemente sujeto la ajena hasta que se alejó, sólo pudo toser desesperado, se había ahogado con aquel líquido.

El dolor de aquel filo siendo enterrado en su carne era tan intenso que no pudo acallar un grito, gimiendo y sollozando.—Ya…ya basta….por favor…--No escucho al que interrumpía simplemente guardo un quejido al sentir que esa daga era alejada de su piel, su mano fue a cubrir esa herida que sangraba. ¿Qué había visto? Se repetía en silencio, tenía la imagen de la sangre en el suelo, un charco rojo, sus manos cubrieron su rostro apegándose aún más a la pared debía recordar, debía ser fuerte, tenía que salir de ahí. Sobrevivir a cualquier modo. Entonces observó aquel montón de personas, y a esa pareja que gritaba y lloraba, sus lágrimas no dejaban de caer, no se detenían, mordió su brazo tratando de controlarse, lo mordió con tal fuerza que sus colmillos marcaron la piel dañándola. Seguía intentando recordar lo que sus ojos vieron en el pasillo, en esa habitación, en eso estaba cuando vio venir a esos hombres a golpes trato de repelerlos, no debía ser débil, debía luchar un poco, pero aun así lo redujeron y llevaron como cualquier animal hasta ese hombre, ese sujeto le llenaba el cuerpo con el terror, su voz era tan penetrante que no dejaba de oírle cuando guardaba silencio.  Bajo la mirada cuando estuvo frente a ese sujeto, evitando ver aquella máscara, parecía de esas que usan para ceremonias, era tan fea que daba miedo y tan atrayente que no te permitía no dejar de verle.  Apenas se sentó en esas piernas mirando la escena de esos dos que se decían miles de cosas amorosas y tristes, la mujer lloraba a gritos poniéndole aún más nervioso, el hombre intentaba controlarse, era una escena sacada de una película de terror.

La voz que se colaba por su oído le narraba un juego del que no quería ser parte, cerró los ojos negando débilmente.—No quiero…no puedo hacerlo…--Su voz estaba hecha un hilo, el arma en sus manos temblaba, él temblaba, tenía dos opciones, una matar a alguien, y poder ser libre a un alto precio, la otra era evitar hacerlo pero  la palabra esclavo no le ayudaba a la decisión. Entonces mientras se hundía aún más, secretamente rogaba que ninguno de esos dos lograse lo cometido, de esa forma esos sujetos de negro harían el trabajo sucio y él podría tener otra opción. Pero nada de eso ocurrió, la mujer quien hasta ese momento parecía la que más sufría, se levantó y sin más palabras ni llantos le disparó al hombre, el sonido retumbó en sus oídos los que ahora eran más delicados que nunca. Ella le gritaba al hombre que había logrado hacerlo que merecía vivir, que merecía salir de ese lugar, Zoren no podía creerlo, hasta unos minutos ambos se declaran su amor y su lealtad. Ella le traiciono, le utilizó para huir sin verlo que ese pobre idiota realmente sentía. No supo que fue, o por qué pero le dio tanta rabia, una ira desbordante cubrió su cuerpo su rostro enrojecido marcado por las lágrimas que apenas se detenían le miró.—MALDITA!!COMO PUDISTE!! Él sólo quería que….quería que fueras feliz…..—Ni idea realmente que le paso por lamente simplemente dirigió aquella arma hacía la mujer, intentando disparar, darle el uso que le asignaron, pero aunque apretaba los dientes con rabia, no era capaz de hacerlo, bajo el arma sintiendo que su cuerpo pesaba el doble se giró un poco a ver esa máscara.—Sólo vi una gran mancha roja, el olor a pólvora fue lo que me hizo vomitar, no sabía que era pero…no vi nada más.—Si aquel sujeto se enojaba y terminaba con todo, con su vida ya no le importaba, sabía que no era capaz de matar a alguien.—No puedo hacerlo, no puedo matar a alguien……. pero si puedo hacer esto.—Estaría tan cansado, o quizás era un estado de completa locura la que se apoderó de él, sólo supo que si alguien debía terminar con su existencia ese era él mismo, no dejaría que nadie más tomase control sobre sus decisiones aunque estuviese en esa situación, el arma se acomodó en su boca con toda la disposición del mundo, prefería darse un tiro antes de ser el esclavo de alguien.
avatar
Zoren Arraquis


Mensajes : 30
Localización : encerrado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Asmov Cormac el Sáb Mar 07, 2015 9:28 pm


Hasta donde serias capaz de llevar semejante escena, hasta donde serias capaz de hundir a un inocente con tal de que tuviera que pecar por ti mi joven Asmov, en ocasiones nos preguntamos donde quedo el joven que tenia compasión por esas personas que amaban sin razón, donde quedo el hombre que luchaba por la verdad sin importar las injusticias del mundo ¿Dónde está? En ti solo observamos como el espejo en el cual solías reflejarte se rompió para después desbordarse de sangre negra coagulada escurriendo por sus bordes, poco a poco los trozos del espejo fueron mancillados con oscuridad, eterna putrefacción que consume el alma hasta hacerte miserable ¡¿Quién eres!? Repetimos una y otra vez mientras el espejo tomaba esa coloración negra, pero por más que gritamos no encontramos ninguna respuesta, tan solo miramos como ese ser comenzó a salir del espejo tomando tu forma, sonrío como si fuera un desgraciado ante nosotros para después destrozarnos uno por uno, nuestros corazones fueron arrancados…todo aquello que amábamos y que tu antiguo yo amaba termino por morir, ahora…eras terrible, te odiamos. Tu propio interior te odia.

El ser que endemoniadamente tenía tu cuerpo era simplemente irreconocible ante los ojos de todos los que te rodeaban, era increíble lo que había pasado contigo pero también le atribuíamos que todo era debido al pasado oscuro que tenias, por un momento pensamos que te alterarías ante la reacción que había tomado el chico Zoren al llevarse el arma a la boca dispuesto a matarse por el miedo que le inculcabas , a pesar de haber confesado que el no había visto nada y peor aun …pudiendo ser libre había decidido vivir atado a ti de la peor forma . Reaccionaste sorpresivamente ante las acciones contrarias en especial cuando lo viste colocar el cañón del arma en su boca, reíste bajo para arrebatarle el arma para seguidamente dispararle al otro amante que se mantenía vivo, el cuerpo inerte termino cayendo mientras la sangre salía a borbotones del cráneo, tus subordinados sabían que tenían que limpiar así que c iniciaron su trabajo mientras te levantabas con el joven en brazos, este al ser delgado era fácil moverlo de un lado a otro, dejaste el cuerpo en la cama en donde volviste a encadenar la correa a la cama pero esta vez te posicionaste encima de el, tus piernas estaban a los costados de su cintura donde lo aferrabas para impedir que huyera, tus manos fieramente se posaron en los brazos contrarios para aprisionarlos en un agarre, la diestra bajo suavemente por la mejilla, ¿Cuál era el deseo que querías cumplir? Ahora él era tu esclavo y harías lo que desearas , su cuerpo y su alma eran tuyos ¿No? -Si haces lo que se te ordena no te hare daño, pero desde hoy eres mi esclavo, todo lo que tú eres me pertenece y si intentas desaparecer de mi vista te matare- Tus labios se acercaron peligrosamente a los contrarios para arrebatarle un beso, un beso que al inicio fue delicado estrechando delicadamente como si se tratase de una rosa a la que debías considerar la mismísima alma de un amante, tu lengua se bario paso con cuidado reconociendo la cavidad contraria pero igualmente saboreando su saliva dulce y llena de éxtasis.

Tus labios se desprendieron de los contrarios para bajar por su cuello succionando esa piel ligeramente blanca, dejando marcas muy notorias pero de color rojiza en aquella exquisita piel de perla pero mientras hacías esto la diestra se concentro en quitar aquella camisa molesta –Forma parte de mi y percátate….de mi realidad-Susurraste esas palabras por su oreja sin antes morderle el lóbulo, la diestra cuando por fin libero la camisa se adentro a lo desconocido, tus yemas recorrieron esa piel pura, como suavemente se deslizaba cada dedo era sorprendente, te encantaba.Esos labios del pecado bajaron hasta la piel del pecho, besaste con suavidad cada espacio de ese sitio para después ir gobernando la zona como si fuera tuya -Te marcare de tal forma que no puedas olvidar lo que ha sucedido aquí, tu peor error fue no haber matado a la única persona que quedaba en pie, así es el amor, el amor es traicionero y por culpa de ello estás viviendo esta miseria , no saldrás de aquí, vivirás sumergido en mi oscuridad para siempre-Dicho lo ultimo tus dientes mordieron la suave piel de la cadera izquierda dejando una leve marca, anunciando que se joven seria tuyo y de nadie mas.




avatar
Asmov Cormac


Mensajes : 32
Edad : 22
Localización : Moon Empire

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Zoren Arraquis el Dom Mar 08, 2015 2:29 pm

Había cerrado sus ojos ante la idea de apretar el gatillo y terminar con todo, abandonarse a la oscuridad que significaba dejar todo de lado, le parecía mejor aquello que continuar como la mascota de aquel sujeto, no importaba el no despedirse de sus padres los que seguían con la idea de que algún día volvería, tampoco el de poder cumplir con sus sueños de continuar viajando, ya nada importaba. Ese segundó en el que aceptó su resolución, abandonó todo. La rapidez con la que ése ser arrebato el arma, no le dio tiempo de asimilar algo, simplemente vio como ese estruendoso sonido que le dejo medio sordo, reventaba en el cráneo de aquella mujer. La poca cordura que le quedaba se fue de la nada, no existía reacción alguna, sus ojos borrosos sólo sabían de lágrimas, las  que no dejaban de caer, su cuerpo ahora más pesado parecía que no le pertenecía, no funcionaba, no seguía con las indicaciones que su mente desesperada le gritaba.

Su cuerpo totalmente ajeno, se dejó ser cargado pero él seguía pendiente de esa escena, de ambos cuerpos tirados en el suelo rodeados en un charco de sangre, el olor era similar al que sintiera antes, la diferencia fue que esta vez no hubo reacción alguna, simplemente no dejaba de llorar en silencio. ¿En qué momento todo se había torcido? Si pudiese analizar paso a paso todo no sabría el momento justo, quizás culpar a su curiosidad, a sus pasos anteriores.  Sus pensamientos sólo podían traer aquellos recuerdos de su infancia, de su casa, de sus padres y sus hermanos, de cuando se escondía en el bosque cercano corriendo libre, podrían decir que era feliz, que fueron los mejores momentos de su vida. Había una imagen en especial a la que siempre recurría cuando pensaba que estaba loco, aquella imagen de cuando estaba en su casa con su madre y éste le hablaba de la fuerza de su familia, algo bello, algo que le dejaba una calma aparente. Debido a esto no supo cuando fue dejado en la cama o cuando él otro se posesionó sobre su cuerpo, sólo pudo sentir aquel aroma que llegaba a sus narices con más fuerza, la voz explicaba algo que no debía comprender ya estaba demasiado claro. No había logrado matar a esa mujer no pudo, ahora sería el esclavo de ese hombre.

La presión en su boca no significo nada, simplemente no lucho no podría, su cuerpo se estremeció, reteniendo el impulso de moverse de agitarse, de gritar,  de insistir en huir. Su cuerpo simplemente se negó a responder. Se quejaba ante las marcas que el otro le dejaba en el cuerpo. Entonces supo a donde iría aquello, reaccionó sobresaltándose girando el rostro en busca de algo, pero sólo vio aquellos hombres que cargaban esos cuerpos limpiando todo como si ellos ahí no existieran. Fue cubierto de nuevo, su camisa abierta, no. No podía seguía con eso, cerro con fuerza su vista al escucharle, temblaba por completo, casi sin control intento mover sus manos para evitar que continuara tocándole. Al dolor de aquella mordida su cuerpo pudo moverse.—No, espera…..—Su voz quebrada acompañó a sus manos intentando detenerle, alejarle de lo que venía.—Por favor…no….no lo hagas…--Le pedía entre sus eternos sollozos, aquello era peor que cuando estuvo encerrado en aquel sanatorio, ahí estaba a su total disposición, ese hombre le controlaba. Sus piernas se movieron en un iluso intento por alejarle, por acabar con aquello que comenzaba el otro.

Zoren desesperado por el avance y lo que significaba aquello comenzó a forcejear sacando fuerzas de donde no sabía que tenía, entre tanto ajetreo sintió que lo golpeó y su cuerpo se congeló, el miedo le obligó a continuar con su mísero intento por conseguir tiempo antes de ser….lo que tenía en mente. Aquel golpe le dio el tiempo y espacio suficiente para poder agazaparse otra vez en la esquina de la cama, abrazándose a sí mismo como si de esa forma pudiera evitar algo más.—Por favor…por favor…no sigas….no….no sigas.—Tenía la garganta apretada pero necesitaba saber que podría hablar para tener algo de control.
avatar
Zoren Arraquis


Mensajes : 30
Localización : encerrado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Asmov Cormac el Dom Mar 08, 2015 3:47 pm


No necesitas estos recuerdos, tan solo quieres dormir eternamente sin querer despertar ya era suficiente con todo lo que estabas padeciendo en estos instantes,  simplemente no podías seguir ese camino que  te habías dispuesto a tejer, un mundo donde  estar a su lado podría ser feliz ¿En qué pensaste? Después de esa noche te percataste que si nunca lo hubieras conocido las cosas estarían bien y no te hubieras transformado en esto, sabíamos que si nunca hubieras besado esa piel  tus serias una persona libre.  Tu cabeza se hunde en una confusión cada vez eterna puede ser un poco difícil de salir de ella sin embargo cuando extiendes la mano en tu mundo pantanoso nadie te  salva, poco a poco te sigues hundiendo en la oscuridad ¿Por qué?  Nunca entendiste las razones del porque esa persona te había dejado aun sabiendo que para ti era todo, el era todo para pero ¿Tu para el que eras? Lo entendiste, simplemente no habías sido nada, el dolor en tu pecho se oprimió y eso te llevo a tener ciertos descuidos en tus agarres, tus piernas flaquearon en la presión hasta sentir como fuiste golpeado, tu mejilla fue rasgada   para después sentir la sangre correr  por toda esta hasta tu mentón pero dichas gotas fueron paradas con tu  mano  mirando impresionado lo que había sucedido ¿hacia cuanto no te golpeaban? Sonreíste  era  gracioso ser herido así  y darte cuenta de que no sentías dolor alguno, no había nada del cual podrías quejarte  tan solo miraste las gotas rojizas manchadas en la palma de tu mano  que comenzaban a  secarse, no sentías nada  y tampoco pretendías sentirlo –Pensaste que podrías causarme algún daño ¿Crees que podrías infligirme  más dolor de lo que cargo?- Bajaste el rostro unos segundos, tus orbes fueron ocultados ante las mechas rubias que caían de manera rebelde imponiéndose .

Los vagos recuerdos que están arremolinándose mientras veas tu sangre gotear,  aquella figura esbelta entre las sabanas extendiendo las manos hacia tu cuerpo, aquellos cabellos ligeramente largos que se enredaban entre tus dedos junto con esa voz que susurraba : ‘te amo’, pero todos estos momentos que fueron mágicos  terminaron por teñirse de sangre cuando al levantarte  viste un cuerpo frio y  sin vida, murió….la persona que amabas murió.

-Deja de huir, después de todo no tienes un sitio al cual volver y nadie se extrañaría si tu presencia falta o sobra así que ¿Por qué no desapareces? –El tono que empleaste fue severo,  no querías decírselo exactamente a aquel hombre que temblaba en una esquina aferrado a su cordura en realidad era para el hombre que menciono amarte y te abandono, pero las palabras salieron a flote. Con determinación te acercaste a Zoren para tomarle de la muñeca forzadamente mientras que con tu otra mano te quitabas la corbata que llevabas para poder usarla de soga, la colocaste en sus manos para apretar fuertemente  y de esta forma no pudiera zafarse -Compórtate y prometo ser gentil – Fue en un susurro cerca de su oreja, con más fuerza tomaste sus caderas apretándolas  mientras tus labios volvían a acomodarse en aquel pecho blanco, cada beso …era como si lo recordaras, como si recordaras a tu antiguo amor. Tus manos  sentían entre las uñas esa carne suave, deslizaste la diestra por la pierna sintiendo lo bien complexionada que estaba. Poco a poco tus labios encontraron lo que buscabas,  envolviste esas tetillas rosáceas  para  besarle suavemente e igualmente succionar la carne, eras realmente gentil e indispuesto a hacerle daño, de alguna manera el era… -Ge…ra…-A pesar de que tu mente estaba constantemente atacada psicológicamente por el incidente sabias distinguir entre la realidad e irreal, cuando estuviste a punto de pronunciar el nombre prohibido  decidiste callar para seguir continuando

I love you…and i wait for you

Que tan fuerte puede ser el hecho de aferrarte a una persona que inclusive te perdías a ti mismo ¡¿Cuál era la razón por causarle daño a ese joven!? ¡¿Cuál era la insistencia de querer reprocharte la muerte de tu amigo y amante!? Simplemente no habías podido salvar a ese joven, no pudiste rescatarlo de ese dolor que lo consumía noche tras noche y a pesar de que ese mismo día tuviste la oportunidad de estar con él, de dormir con el aun así fuiste incapaz de salvarle de la desgracia. Era como si escucharas sus risas, como si su voz estuviera cerca de tu oreja ahora para consolarte, para decirte que todo estaría bien que te perdonaba por todo lo malo que estabas haciendo, sin embargo dentro de esos sueños estúpidos donde crees que él te perdonara esta la cruda realidad y de esa nadie te salvaría , tu boca dejo de degustar aquellas rosáceas tetillas para bajar aun mas hasta su ombligo donde dejaste marcas rojas, mordiste un poco la carne pero sin hacerle daño alguno, sentías como el respirar subía y bajaba e igualmente notabas que te odiaba.


avatar
Asmov Cormac


Mensajes : 32
Edad : 22
Localización : Moon Empire

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Zoren Arraquis el Dom Mar 08, 2015 9:56 pm

Agazapado como estaba parecía cual animal asustado, cualquiera pensaría que podría sacar sus garras o mostrar sus dientes pero nada, ni siquiera pudo transformarse en aquel zorro veloz para poder huir, nada de nada. Miró con espanto aquel sangrado, no era mucho, era algo leve para otro un simple arañazo, a Zoren aquello fue como si cortaran el latir de su corazón, imagino muchas cosas, que le golpearían, que le insultaría o que simplemente le mataría. No, debía defenderse no le dejaría hacer lo que hiciese con él, no se lo permitiría, o al menos lo intentaría. La sonrisa le congelo la sangre, pegando como si pudiese un poco más a la pared, debía recordar cómo se había transformado en zorro aquella vez, cómo era que le decía aquel joven, pero su mente estaba demasiado alterada para poder recordar. –no, no…no quería….solo que te alejaras…no quería lastimarte.—No comprendió el porqué de sus palabras, porqué le explicaba algo que no debía ser, pero sentía que si era honesto quizás, sólo quizás podría evitar algo peor.

Sus palabras, sus palabras de cierta forma dolían, no porque fuesen mentiras, sino todo lo contrario, llevaban algo de verdad, no era que su familia fuese algo cerrada, todo lo contrario, no les importó demasiado que él se marchara y aunque les llama seguido no es como si valiera de algo.—No….ellos saben que estoy aquí…yo siempre les llamo…se preocuparan y ellos me buscaran…--Continuó hablando mientras forcejeaba, lo único que lograba era dañar la piel de su muñeca. No descansó todo lo intentó pero aquel hombre era realmente más fuerte que él, se vio de nuevo bajo aquel peso ahora sus manos amarradas dolían, pero éste se mezclaba con la adrenalina que recorría por su cuerpo. Y pensar que se había negado tantas veces hacer el amor con otro hombre, siempre coqueteando pero nunca permitió que algo pasara, y ahora sería tomado a la fuerza por uno. Lloró al sentir aquellas atenciones en su pezón, no podía sentir nada, estaba odiando aquello, a su suerte, a su curiosidad a todo, odiaba todo lo que el mundo construía lentamente a su alrededor, odiaba a la gente feliz, a los que no debían ver animales en personas. Se odiaba por completo, nunca debió llegar a esa ciudad ni trabajar en ese sitio. Debió quedarse en Londres quedarse encerrado en aquel sanatorio, debió hacer muchas cosas. Sus manos cubrieron su rostro, los que no podían impedir que sus lágrimas continuaran cayendo.

Intentó rodar en la cama girar su cuerpo para alejarle pero no podía, ahora sentía que la presión era mayor. Sus manos amarradas empujaban la cabeza ajena mientras continuaba repitiendo que le dejase en paz, rogaba que no continuara.—Por favor…no lo hagas….no le diré a nadie….sólo  déjame…no lo hagas no me toques!!...—Trato de levantarse de continuar empujando la sola idea de ser ultrajado por aquel sujeto le producía un cruento estremecimiento, sus orejas se levantaran en forma de alerta su cola apretada bajo su cuerpo apenas se movía, sin quererlo sintió sus colmillos aflorar y esas garras por uñas.—Debes dejarme, no sirvo para esto, no podía matar a esa mujer, no soy un asesino….si quieres limpio, hago lo que me pidas pero no sigas….no me toques…--Apretó sus puños con tal fuerza, que sangraron pero no sintió el dolor, no lograba sentir nada más que miedo.

¿Cómo se puede continuar luego de aquello?¿Será capaz de salir adelante? Su pequeño mundo había sido completamente destruido, aniquilado por completo, aquellos recuerdos felices que hasta ayer parecían aún frescos ahora eran sólo memorias antiguas que se alejaban cada vez que aquel sujeto le mordía, le marcaba, su tacto quemaba por completo, como si las marcas fueran realizadas a fuego, Zoren tendría que borrar toda una vida para poder continuar adelante. Si es que luego de aquello pudiese querer salir adelante. Las fuerzas parecían que le eran drenadas con tal fuerza que simplemente se mantuvo, pero no dejo de repetir con una voz acabada que le dejase en paz, que le diera la oportunidad de demostrar que podría confiar en él, aunque en el fondo de su corazón estaba seguro que no podría convencerle de nada, una parte de su conciencia le decía que no había escapatoria, la otra intentaba razonar para poder seguir  creyendo.
avatar
Zoren Arraquis


Mensajes : 30
Localización : encerrado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Asmov Cormac el Miér Mar 11, 2015 2:51 pm


Claramente, claramente sentías como algo dentro de ese joven se podría quebrar en cualquier instante pero no te importo, nuestros ojos miran con dolor al joven que tiembla poco a poco, te tiene miedo ¡¿Lo entiendes!? Nos tiene miedo, nunca quisimos esto…jamás lo aceptaremos .

Causar daño era lo único que sabias hacer en esos momentos, el rostro de espanto que tenia aquel joven era grabado en cada parte de tu memoria, por un momento te detuviste cuando este se comenzó a revolver debajo de ti, se movía de un lado a otro intentando escapar y fue en ese instante que dejaste de tocarle para mirarle, mirar esa transformación de una persona con psique normal a una que cae en la locura, sabias que si cruzabas la línea terminarías llevándole a la locura, no podrías detenerte, tenias que mostrarle el infierno en dónde estabas condenado, rompiste un trozo de la sabana que cubría aquella cama para hacerla nudo, tras nudo y de esta forma hacer una bola donde la metiste en la boca ajena - Pasara rápido –Prometiste, era cierto al menos eran palabras de consuelo, de forma brusca le bajaste los pantalones y seguidamente los calzoncillos, notaste aquella entrada totalmente cerrada deduciendo que quizás serias tu primero, en tu interior una sonrisa se curveo de forma sínica sintiéndote inclusive orgulloso de tus actos, por otro lado tu erección se podía notar claramente en el pantalón, levantado y totalmente duro era como te encontrabas en ese momento ¿Lo dilatarías? Realmente no veías objetivo alguno de hacerlo, colocaste la cabeza de tu miembro reproductor en el recto contrario para que en un movimiento te introdujeras en su interior, las paredes internas apretaban tu miembro que poco a poco crecía aun mas en su interior al sentir tal confort dentro de ese chiquillo, sentías como algún fluido corría…¿sangre?

El dolor puede invadirte como un cáncer si no te percatas, cuantas veces no te has cansado de este mundo, hartado de todo el mundo, creyendo que hay una profecía logras consolarte un poco más pero cuando duermes despiertan los recuerdos del engaño, la traición solo para jurarte nunca volver a amar….de nuevo.

De una estocada comenzaste a moverte, siendo demasiado inconsciente de lo mucho que podría sufrir el contrario, te aferraste a esas piernas para levantarlas un poco y seguir estocando tu cuerpo al contrario con gran profundidad y rapidez, sentías que tu pene erecto era abrazado de manera acogedor, tu consciente te intentaba advertir de ciertas cosas pero al parecer era demasiado tarde para tratar contigo en esos momentos, poco a poco consumido por la oscuridad y consumiendo a otro …ah…-Suspiraste por el placer pero ¿El otro lo sentiría?

En un instante miraste el rostro del joven observando otra complexión, era él. Tu cuerpo se enfrió de repente así que dejaste de moverte, era un dolor terrible ya que básicamente estabas andando entre arañas en estos momentos, tus orbes por un instante se hicieron sorpresivos, era él, tu mente no quería engañarte así que una y otra vez creías que la persona que estaba debajo de ti era la que una vez amaste, tu mano se deslizo por la mejilla contraria para después bajar suavemente y abrazarle, puede que en ese momento no te dieras cuenta por el daño que ya llevabas, tu mente confundida y tu corazón estaba destrozado ¿Qué mas podrías hacer?, le abrazaste como si en cualquier momento se fuera a ir era como sentir tus huesos estremecerse [i] ¿Por qué te fuiste?, ¿Por qué me abandonaste? …dijiste que nunca te irías, prometiste no hacerlo, ese día prometiste que no te harías daño ¿me mentiste?- Susurraste, tus manos temblaron por un momento, en ese instante no veias a Zoren, veias ala persona que amaste intensamente hasta que se te escapo como el aire.



avatar
Asmov Cormac


Mensajes : 32
Edad : 22
Localización : Moon Empire

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Zoren Arraquis el Jue Mar 12, 2015 2:45 pm

Zoren supo que no saldría libre de esa situación, supo que su vida como era no volvería que si salía de eso, si es que llegara a salir, tendría una fea cicatriz que cubrir, mentalmente y físicamente, apretó aquel montón de sabana dentro de su boca, la que absorbía su saliva secando todo. Ante la suave advertencia que parecía que buscaba calmar algo, su cuerpo no pudo seguir luchando, ocurría algo que jamás imagino, algo que nunca en su vida contempló realmente. Y nadie estaba ahí para él, nadie le extrañaría, nadie preguntaría por él, nadie le amaría luego de eso, suponiendo claro que tuviese una segunda oportunidad. Miraba las luces que creaban sombras en la habitación, el cabello de ese sujeto que con el movimiento de su cuerpo se agitaban como hojas al aire. El ruido de la respiración ajena comenzó a ocupar su mente, podía ser capaz de escuchar pasos fuera de la habitación, gente que iba y venía, que reía y gritaban, personas que estaban en pleno conocimiento de lo que sucedía ahí dentro, de lo que pronto le ocurriría. Cerró los ojos sin detener esas enormes lágrimas que parecían no tener fin ¿Por qué a él? se quejó al ser desnudado y su cuerpo busco intentar luchar pero nada, estaba al descubierto y ese hombre estaba completamente erecto, gimoteo con fuerza ahogando los gritos dentro de la húmeda sabana la que comenzaba a ahogarle.

La presión en su ano fue lo peor, sus reacciones fueron las de intentar alejarse de ese sujeto, gritar, patalear llorar, hacer lo que fuese, pero el dolor que genero la penetración abrupta fue lo que jamás imagino en su vida, era un dolor tan fuerte, como si realmente pudiese romper todo y partirle en dos, algo que adormecía hasta sus piernas, un dolor que no se calmó cuando comenzó a moverse en su interior, buscó arrastrarse por la cama pero apenas logró extender sus brazos, no lograba sentir sus piernas no había control sobre ellas. Entonces dejo de luchar, sus garras rasgaban las sabanas y el colchón, sus ojos no dejaban de mirar la lámpara que iluminaba con su tenue luz el rincón contrario, su cuerpo era empujado con fuerza y cada cierto rato escuchaba sus jadeos. Lo había perdido todo. Tantos años soñando con encontrar a alguien, tanto tiempo perdido en ilusiones de un buen sitio para él, aprender a manejar su cuerpo, poder hallar un lugar que pudiese llamar como propio, viajar recorriendo el mundo, tantas cosas, tantos pendientes. Ahora no haría nada. Su vida como se conocía terminaba ahí mismo, sintiendo como las gotas de sudor ajenas caían por su cuerpo, con ese dolor que no cedía, con ese aroma que penetraba su nariz, y ese calor ajeno que le llenaba. No, ya no existía nada para él.

Tuvo un recuerdo de cuando estaba en el sanatorio, y cómo aquel chico que estaba encerrado por varios intentos de suicidios se le acercó, le consideraban un loco en ese tiempo, y le contaba historias de cuentos de hadas, cuentos que siempre terminaban en dolor, cuando le preguntaba por qué, él le respondía que era así, que hasta las hadas sufrían, se lo merecían por ser mágicas y tener todo lo que querían. Ahora lo comprendía, aquel chico estaba sufriendo por algo similar, lo veía en sus dibujos, se lo había dicho, que sentía como su cuerpo se partía en dos todas las noches. Si se hubiese dado cuenta antes….de pronto su cuerpo dejo de responder por completo, dejo de ver aquella habitación simplemente no había nada, una oscuridad completa ¿a esa se refería aquel hombre cuando le hablaba antes? No era mala, era agradable dejar de sentir, dejar todo de lado y centrarse en ese universo oscuro.

La voz que escuchaba no era familiar a él, las palabras tampoco aunque no lograba identificarlas, lo que sí tenía ahí era una melodía que apenas reconocía a lo lejos una de fiesta parecía, no lo sabía bien.  Mientras aquel hombre le abrazaba y repetía frases que Zoren desconocía por completo, se abandonó a todo y en plena inconciencia se transformó en el zorro rojo que era, un elegante animal que estaba desmayado en la cama bajo aquel cuerpo. Parecía que abrazaba al sueño eterno con desesperación como si fuese la respuesta a todo, pero solo en su mente.
avatar
Zoren Arraquis


Mensajes : 30
Localización : encerrado

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Asmov Cormac el Vie Mar 20, 2015 10:41 pm

avatar
Asmov Cormac


Mensajes : 32
Edad : 22
Localización : Moon Empire

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Manchas en el suelo [Priv +18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.